Ir al contenido principal

Historia Económica e Interdisciplinariedad: La experiencia de Richard Webb

Evento: Primer Conversatorio “Revalorando la Historia Económica”
Lugar: Facultad de Ciencias Sociales de la UNMSM
Fecha: 16/11/2011
Mesa 2: “Buscando la interdisciplinariedad: Posibilidades y limitaciones del diálogo interdisciplinario entre Economistas e Historiadores frente al siglo XXI”.


La historia económica es una rama de la investigación que suma los aportes metodológicos de dos disciplinas que constantemente se cuestionan a sí mismas sobre su pertenencia a las Ciencias Sociales, me refiero a la Historia y a la Economía. Cada una de ellas, a partir de sus teóricos, defienden posiciones diversas sobre a qué campo del saber pertenecen, la primera en relación a las humanidades (idiográficas) y la segunda a las ciencias nomotéticas. Un grupo de teóricos se inclina a pensar que la Historia debería estar en el campo de las letras y un grupo de economistas por encasillar su disciplina en meros cálculos matemáticos, a mi parecer, un craso error, tal y como parecen respaldar un nuevo grupo de intelectuales comprometidos en revalorar a la historia económica apuntando a la interdisciplinariedad. El primer paso que han dado es el conversatorio “Revalorando la Historia Económica”, evento que tuvo lugar en las aulas sanmarquinas.
En lo sucesivo haré breves resúmenes y comentarios sobre las charlas que brindaron Richard Webb, Carlos Contreras y Félix Jiménez, siendo esta entrega en la que me preocuparé del primero. El aporte de los dos últimos aparecerá en los próximos días en este mismo espacio y no por que sean menos interesantes sino por un tema ordinal.
Richard Webb es un reconocido economista que ha publicado importantes investigaciones en el Perú y en el extranjero. Su primer encuentro con las ciencias sociales lo tuvo al redactar su tesis doctoral cuyo tema principal fue la distribución de la riqueza en el Perú. Cuenta que en la época en que la elaboró, es decir en los años sesentas, las estadísticas no tenían el grado de desarrollo y complejidad como las que gozamos hoy en día, es por ello que tuvo que apoyarse en estudios elaborados por antropólogos. Dice él que en ese contexto difícil para llevar a cabo las investigaciones fue una necesidad apelar a la producción intelectual de la Antropología y asegura hoy ese intercambio interdisciplinario se ha hecho vital para llegar a la comprensión de los fenómenos sociales, aislarse significaría limitar el resultado y distorsionar las conclusiones.
Como los antropólogos realizaban estudios de caso, es decir, una comunidad básicamente rural a la vez, el joven Webb pudo sistematizar gran cantidad de información detallada del área andina sin la cual le habría sido imposible realizar su tesis. Él dijo: “La economía es una ciencia limitada,… solo tiene principios básicos”. Es decir, la recolección de los datos se los dejó a los antropólogos, los cuales tienen mejores herramientas en el campo para recopilar información que un matemático difícilmente podría conseguir, por ejemplo en el plano de la cultura, en los ciclos agrícolas, en su sistema de ideas, en la distribución de las tierras, etc. Propone que los investigadores “crucen las fronteras interdisciplinarias” tal y como él quiso hacerlo en los setentas cuando fue el primer jefe de la facultad de Ciencias Comerciales, Contables y Económicas de la PUCP, época en que propuso que Economía sea ubicada en Ciencias Sociales, iniciativa que tuvo éxito pero que sin embargo fue un fracaso en el largo plazo porque la ansiada interdisciplinariedad nunca se pudo concretar, parafraseándolo, “fue tan difícil como pronunciar la palabra en cuyo fin basábamos nuestros esfuerzos (interdisciplinariedad)”.
Resaltó la importancia fundamental de que los estudios económicos se apoyen en la historia, por ejemplo dijo que para entender el desarrollo rural del Perú de los últimos quince años “hay que indagar la historia de su estancamiento en por lo menos cien”, es decir, estudiar la estructura de las relaciones económicas en una centuria. Criticó a algunos historiadores que intentan explicar la pobreza en el Perú a partir de las variables del poder y de los mecanismos de dominación y mencionó la denominada pirámide sin base del sociólogo Julio Cotler, sin tomar en cuenta elementos que un economista sí tomaría como básicos. Pero esta carencia se presenta en ambos bandos, en el económico y en el histórico, con resultados distintos y en su mayoría incompletos. Concluyó diciendo que la historia económica “implica el estudio de las instituciones y los accidentes históricos que las direccionan”, así como es vital hacer estudios que mezclen historia y economía, es por eso, finalizó, “que la crisis económica se ha dado, porque hay demasiados matemáticos, pero pocos historiadores para mirar a la gente”. Su conjunción sería su epílogo, pero solo en el plano de la investigación ya que duda mucho de la fusión de ambas disciplinas en una sola.
Un camino difícil el que le toca a los historiadores económicos, más aún cuando por lo general los que estudiamos Historia lo hacemos huyendo de los estáticos números, que solos e inamovibles, no nos dicen nada, pero con el ingrediente humano que le dan las fuentes históricas de distinta naturaleza, nos pueden decir mucho.

Les dejo un video de Richard Webb analizando la actual crisis mundial.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Historia de la corrupción en el Perú – Alfonso Quiroz

¿Para qué sirve un libro de historia?, ¿para citarlo en estados de la cuestión o interminables bibliografías?, ¿para que sus posibles aportes se pierdan en debates académicos?, ¿para acumular conocimiento o erudición?, ¿para adornar la biblioteca?, ¿para llevarlo a un café y discutirlo con los amigos de Facultad? Aunque parezca inverosímil en esto terminan importantes títulos. Cuando un libro de historia sobrevive a una coyuntura es porque pinta un panorama complejo, encuentra continuidades, brinda casuística, presenta conclusiones, y claro, produce reflexión en sus lectores, ¿todos los libros de historia logran esto?, no, ¿qué pasa cuando uno lo logra?, pues hay que difundirlo sin cansancio. Y esto es lo que se pretende aquí con un libro que debería incluirse en la currícula escolar lo antes posible.
Si alguna vez llego a ejercer la honorable profesión docente y mis alumnos me preguntaran “profesor, ¿qué es la historia del Perú?”, les diría que es la historia de su corrupción. Acto se…

Para ver Django, sangre de mi sangre

Django es una leyenda viva, el apelativo robado de un western que le cayó a pelo a Oswaldo González, el hombre detrás del mito. Un asaltante que robó alrededor de doscientos bancos y que despilfarró millones en fiestas orgiásticas donde corría la coca por kilos, la cerveza por decenas de cajas y bellas mujeres para todos sus secuaces. Cuentan los antiguos, habitantes todos del Callao, que Django cerraba las calles y armaba el vacilón. Orquesta gratis para la gente, diversión salsera para el pueblo, hombres con fusiles en las entradas, droga para la cabeza, un Robin Hood “amaleantado” para la historia. Un antihéroe en todo el sentido de la palabra. Una vida digna no de una sino de dos películas.
De la cárcel Django se escapó dos veces, ¿mínimo no?, si se pasó décadas adentro, conviviendo con lo peor del hampa en El Sexto, El Frontón, La Oroya, Cachiche y Lurigancho, con sus cochinadas, con el olor a marihuana, con sus miserias, con sus pasteleros, con los travestis que se prostituyen …

Adormecer a los felices – Diego Trelles Paz

Hoy me levanté tarde. La frazada estaba fría y mi cuerpo se envolvía en ella en un intento vano de calentarla. Detrás de la ventana aguaitaba un cielo opaco, y la paloma callejera no dejaba de cantar su rutinario despertador vespertino. Es curioso como la gente alude a este canto como algo melodioso y esperanzador. A mí me llega al pincho esa bulla.
Cuando por fin pude despegarme de la cama encontré que se había quemado mi foco. Mucha mala fortuna para una sola mañana. En el velador estaba el celular. Lo prendí y me puse a ojear el Facebook. Nada nuevo. Los mismos post, las mismas noticias, los mismos huevones de siempre. Acudo al Youtube para activar mis sentidos. La aplicación me recomienda Czardas de Vittorio Monti y le doy play.
Con mi toalla al hombro y un calzoncillo en la mano entré al baño a ducharme. Había olvidado que la noche anterior terminé “Adormecer a los felices” del escritor Diego Trelles. Ahí estaba el infame librito, encima del tanque del water. Lo había terminado cag…

La segunda amante del Rey, un homenaje a Alonso Cueto

“Una mariposa revoloteó por un instante a su alrededor y desapareció en el cielo gris”.
Parece que hubiera sido ayer cuando por fin contesté la llamada, era Lali. Su voz se escuchaba como cada vez que ignoraba el celular, fría como un puñal sin funda. Ella siempre lo supo, pero las apariencias eran más fuertes que su corazón y sus dolores, si acaso los tuvo alguna vez. Me pedía muy poco para tener posición tan privilegiada, viajes, ropa de diseñador, gimnasio, Country Club, y que llegara a compartir su cama, tarde y con olor de mujer, nunca le importó. Habíamos instaurado una sociedad duradera. Era mi esposa. Más que un rostro ajado por sus varias décadas, Laura Reaño, por qué así figuraba en su DNI, gozaba de la salud y la belleza que proporcionan los ejercicios y la comida saludable. En tiempos olvidados fuimos muy felices, tanto que adoptó mi apellido y yo su dominio, “Lali de Rey”, y así la conocieron todos. Sea en las noticias de la alta sociedad, o en los cuadros que adornaban n…

La pluma y la ley. Abogados y jueces en la narrativa peruana – Carlos Ramos Núñez

Carlos Ramos Núñez es un laureado intelectual peruano. Es abogado, escritor, pero principalmente uno de los más importantes historiadores del derecho. También es magistrado del Tribunal Constitucional y ostenta el título de ser el autor de la monumental Historia del Derecho Civil Peruano, una de las obras cumbres y de consulta obligatoria para hurgar en la historia del derecho en el país. Tiene varios doctorados “honoris causa” en su haber, decenas de publicaciones, y recientemente ha ganado el Premio Sentencias 2017 “Acceso a la Justicia de Personas Migrantes o Sujetas de Protección Internacional”. Es por tanto, un disciplinado académico, un artista ensombrecido por la balanza de la ley y un bibliófilo empedernido.
Sin duda estamos frente a un lector voraz de cuanto libro cae en sus manos o que adquiere en las ferias de libros viejos. Por su trayectoria profesional y por confesión propia es amante de la literatura y de la historia, disciplinas que practica en forma paralela al derecho…