Ir al contenido principal

Historia Económica e Interdisciplinariedad: La experiencia de Richard Webb

Evento: Primer Conversatorio “Revalorando la Historia Económica”
Lugar: Facultad de Ciencias Sociales de la UNMSM
Fecha: 16/11/2011
Mesa 2: “Buscando la interdisciplinariedad: Posibilidades y limitaciones del diálogo interdisciplinario entre Economistas e Historiadores frente al siglo XXI”.


La historia económica es una rama de la investigación que suma los aportes metodológicos de dos disciplinas que constantemente se cuestionan a sí mismas sobre su pertenencia a las Ciencias Sociales, me refiero a la Historia y a la Economía. Cada una de ellas, a partir de sus teóricos, defienden posiciones diversas sobre a qué campo del saber pertenecen, la primera en relación a las humanidades (idiográficas) y la segunda a las ciencias nomotéticas. Un grupo de teóricos se inclina a pensar que la Historia debería estar en el campo de las letras y un grupo de economistas por encasillar su disciplina en meros cálculos matemáticos, a mi parecer, un craso error, tal y como parecen respaldar un nuevo grupo de intelectuales comprometidos en revalorar a la historia económica apuntando a la interdisciplinariedad. El primer paso que han dado es el conversatorio “Revalorando la Historia Económica”, evento que tuvo lugar en las aulas sanmarquinas.
En lo sucesivo haré breves resúmenes y comentarios sobre las charlas que brindaron Richard Webb, Carlos Contreras y Félix Jiménez, siendo esta entrega en la que me preocuparé del primero. El aporte de los dos últimos aparecerá en los próximos días en este mismo espacio y no por que sean menos interesantes sino por un tema ordinal.
Richard Webb es un reconocido economista que ha publicado importantes investigaciones en el Perú y en el extranjero. Su primer encuentro con las ciencias sociales lo tuvo al redactar su tesis doctoral cuyo tema principal fue la distribución de la riqueza en el Perú. Cuenta que en la época en que la elaboró, es decir en los años sesentas, las estadísticas no tenían el grado de desarrollo y complejidad como las que gozamos hoy en día, es por ello que tuvo que apoyarse en estudios elaborados por antropólogos. Dice él que en ese contexto difícil para llevar a cabo las investigaciones fue una necesidad apelar a la producción intelectual de la Antropología y asegura hoy ese intercambio interdisciplinario se ha hecho vital para llegar a la comprensión de los fenómenos sociales, aislarse significaría limitar el resultado y distorsionar las conclusiones.
Como los antropólogos realizaban estudios de caso, es decir, una comunidad básicamente rural a la vez, el joven Webb pudo sistematizar gran cantidad de información detallada del área andina sin la cual le habría sido imposible realizar su tesis. Él dijo: “La economía es una ciencia limitada,… solo tiene principios básicos”. Es decir, la recolección de los datos se los dejó a los antropólogos, los cuales tienen mejores herramientas en el campo para recopilar información que un matemático difícilmente podría conseguir, por ejemplo en el plano de la cultura, en los ciclos agrícolas, en su sistema de ideas, en la distribución de las tierras, etc. Propone que los investigadores “crucen las fronteras interdisciplinarias” tal y como él quiso hacerlo en los setentas cuando fue el primer jefe de la facultad de Ciencias Comerciales, Contables y Económicas de la PUCP, época en que propuso que Economía sea ubicada en Ciencias Sociales, iniciativa que tuvo éxito pero que sin embargo fue un fracaso en el largo plazo porque la ansiada interdisciplinariedad nunca se pudo concretar, parafraseándolo, “fue tan difícil como pronunciar la palabra en cuyo fin basábamos nuestros esfuerzos (interdisciplinariedad)”.
Resaltó la importancia fundamental de que los estudios económicos se apoyen en la historia, por ejemplo dijo que para entender el desarrollo rural del Perú de los últimos quince años “hay que indagar la historia de su estancamiento en por lo menos cien”, es decir, estudiar la estructura de las relaciones económicas en una centuria. Criticó a algunos historiadores que intentan explicar la pobreza en el Perú a partir de las variables del poder y de los mecanismos de dominación y mencionó la denominada pirámide sin base del sociólogo Julio Cotler, sin tomar en cuenta elementos que un economista sí tomaría como básicos. Pero esta carencia se presenta en ambos bandos, en el económico y en el histórico, con resultados distintos y en su mayoría incompletos. Concluyó diciendo que la historia económica “implica el estudio de las instituciones y los accidentes históricos que las direccionan”, así como es vital hacer estudios que mezclen historia y economía, es por eso, finalizó, “que la crisis económica se ha dado, porque hay demasiados matemáticos, pero pocos historiadores para mirar a la gente”. Su conjunción sería su epílogo, pero solo en el plano de la investigación ya que duda mucho de la fusión de ambas disciplinas en una sola.
Un camino difícil el que le toca a los historiadores económicos, más aún cuando por lo general los que estudiamos Historia lo hacemos huyendo de los estáticos números, que solos e inamovibles, no nos dicen nada, pero con el ingrediente humano que le dan las fuentes históricas de distinta naturaleza, nos pueden decir mucho.

Les dejo un video de Richard Webb analizando la actual crisis mundial.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

La cueva penal de Victor Hugo. Justicia y tortura en “El hombre que ríe”

El hombre que ríe, novela incomprendida y de forma inexplicable, poco conocida de Victor Hugo, es mucho más que literatura. Definirla ha sido un reto para los académicos ilustrados en ponerle nombre a las cosas, incluso el propio autor admitió que se excedió al escribir tremenda novela barroca, poema épico, tratado moral, libro de historia, sátira del mundo entero. Una obra maestra odiada y amada por su grandiosidad, por haber nacido con pretensiones de epopeya, y plagada de máximas inolvidables en cada línea, de fábulas enteras en cada párrafo, de cuentos completos en cada hoja, de mundos totales entre sus eruditos prefacios e inesperados epílogos. Es la primera vez que comento un libro, o parte de él, sin haberlo terminado. Admito con vergüenza este infeliz arrebato. Sucede así cuando el ímpetu es más poderoso que la mesura, por lo que pido perdón adelantado. No merezco por esto el patíbulo, ni el garrote que mató a Atahualpa, ni la piqueta donde pusieron a Defoe, ni la guillotina q…

Elliot Túpac y la estética chicha

De fondos negros y tonos estridentes, como apelando a una explosión colorida aparecen las letras por la mitad pintadas de verde, las otras de amarillo. No son los colores rasta pero también incluye el rojo en sus bordes y un fucsia que dañaría la vista a los aristocráticos ojos de reflejarse en el sol del mediodía. Estamos señores frente a un cartel de aquellos que abundan en los conos de nuestra capital, aquellos que alegremente y con una eficaz estrategia comunicativa nos anuncian un concierto de un grupo musical que nació producto de la fusión de ritmos andinos con costeños, en una ciudad convulsionada por las migraciones que crece desordenadamente y sin control hacia sus cuatro puntos cardinales y cuyo principal medio de transporte es la combi. Sus frases impresas denotan un nuevo Perú a través de un sonido que emerge del llanto del migrante en búsqueda de un futuro promisorio que dejó atrás los recuerdos de su pueblo natal. Su autor, otro hijo del pueblo de nombre Elliot Urcuhuar…

Una propuesta indecente: ¿Puede el dinero comprarlo todo?

Hace un poco más de veinte años, en el escenario ficticio de una infravalorada pero polémica película, un codicioso abogado firmó un contrato con un atractivo multimillonario. Las cláusulas eran demoniacas a pesar de tratarse de una mera transacción económica. Una de ellas, la más siniestra, debió decir algo parecido a lo siguiente: “El matrimonio integrado por David y Diana Murphy, por mutuo acuerdo, acepta que la cónyuge pase una noche de placer con el señor John Gage a cambio de la suma de un millón de dólares que serán depositados en la cuenta de la pareja al día siguiente de consumado el hecho”.
Días antes, una jovencita Diana, interpretada por una voluptuosa Demi Moore, se topó con un mujeriego y solterón caballero que le ofreció regalarle un vestido que costaba cinco mil dólares. Ella le respondió, quizá adivinando sus intenciones: “El vestido está en venta, yo no”. Gracias a los azares de Hollywood, Diana y su esposo caen en problemas económicos y juntos acuden a uno de los luj…

La segunda amante del Rey, un homenaje a Alonso Cueto

“Una mariposa revoloteó por un instante a su alrededor y desapareció en el cielo gris”.
Parece que hubiera sido ayer cuando por fin contesté la llamada, era Lali. Su voz se escuchaba como cada vez que ignoraba el celular, fría como un puñal sin funda. Ella siempre lo supo, pero las apariencias eran más fuertes que su corazón y sus dolores, si acaso los tuvo alguna vez. Me pedía muy poco para tener posición tan privilegiada, viajes, ropa de diseñador, gimnasio, Country Club, y que llegara a compartir su cama, tarde y con olor de mujer, nunca le importó. Habíamos instaurado una sociedad duradera. Era mi esposa. Más que un rostro ajado por sus varias décadas, Laura Reaño, por qué así figuraba en su DNI, gozaba de la salud y la belleza que proporcionan los ejercicios y la comida saludable. En tiempos olvidados fuimos muy felices, tanto que adoptó mi apellido y yo su dominio, “Lali de Rey”, y así la conocieron todos. Sea en las noticias de la alta sociedad, o en los cuadros que adornaban n…

La “verdadera” historia del chupacabras de Huarmey