Ir al contenido principal

Historia Económica e Interdisciplinariedad: La experiencia de Richard Webb

Evento: Primer Conversatorio “Revalorando la Historia Económica”
Lugar: Facultad de Ciencias Sociales de la UNMSM
Fecha: 16/11/2011
Mesa 2: “Buscando la interdisciplinariedad: Posibilidades y limitaciones del diálogo interdisciplinario entre Economistas e Historiadores frente al siglo XXI”.


La historia económica es una rama de la investigación que suma los aportes metodológicos de dos disciplinas que constantemente se cuestionan a sí mismas sobre su pertenencia a las Ciencias Sociales, me refiero a la Historia y a la Economía. Cada una de ellas, a partir de sus teóricos, defienden posiciones diversas sobre a qué campo del saber pertenecen, la primera en relación a las humanidades (idiográficas) y la segunda a las ciencias nomotéticas. Un grupo de teóricos se inclina a pensar que la Historia debería estar en el campo de las letras y un grupo de economistas por encasillar su disciplina en meros cálculos matemáticos, a mi parecer, un craso error, tal y como parecen respaldar un nuevo grupo de intelectuales comprometidos en revalorar a la historia económica apuntando a la interdisciplinariedad. El primer paso que han dado es el conversatorio “Revalorando la Historia Económica”, evento que tuvo lugar en las aulas sanmarquinas.
En lo sucesivo haré breves resúmenes y comentarios sobre las charlas que brindaron Richard Webb, Carlos Contreras y Félix Jiménez, siendo esta entrega en la que me preocuparé del primero. El aporte de los dos últimos aparecerá en los próximos días en este mismo espacio y no por que sean menos interesantes sino por un tema ordinal.
Richard Webb es un reconocido economista que ha publicado importantes investigaciones en el Perú y en el extranjero. Su primer encuentro con las ciencias sociales lo tuvo al redactar su tesis doctoral cuyo tema principal fue la distribución de la riqueza en el Perú. Cuenta que en la época en que la elaboró, es decir en los años sesentas, las estadísticas no tenían el grado de desarrollo y complejidad como las que gozamos hoy en día, es por ello que tuvo que apoyarse en estudios elaborados por antropólogos. Dice él que en ese contexto difícil para llevar a cabo las investigaciones fue una necesidad apelar a la producción intelectual de la Antropología y asegura hoy ese intercambio interdisciplinario se ha hecho vital para llegar a la comprensión de los fenómenos sociales, aislarse significaría limitar el resultado y distorsionar las conclusiones.
Como los antropólogos realizaban estudios de caso, es decir, una comunidad básicamente rural a la vez, el joven Webb pudo sistematizar gran cantidad de información detallada del área andina sin la cual le habría sido imposible realizar su tesis. Él dijo: “La economía es una ciencia limitada,… solo tiene principios básicos”. Es decir, la recolección de los datos se los dejó a los antropólogos, los cuales tienen mejores herramientas en el campo para recopilar información que un matemático difícilmente podría conseguir, por ejemplo en el plano de la cultura, en los ciclos agrícolas, en su sistema de ideas, en la distribución de las tierras, etc. Propone que los investigadores “crucen las fronteras interdisciplinarias” tal y como él quiso hacerlo en los setentas cuando fue el primer jefe de la facultad de Ciencias Comerciales, Contables y Económicas de la PUCP, época en que propuso que Economía sea ubicada en Ciencias Sociales, iniciativa que tuvo éxito pero que sin embargo fue un fracaso en el largo plazo porque la ansiada interdisciplinariedad nunca se pudo concretar, parafraseándolo, “fue tan difícil como pronunciar la palabra en cuyo fin basábamos nuestros esfuerzos (interdisciplinariedad)”.
Resaltó la importancia fundamental de que los estudios económicos se apoyen en la historia, por ejemplo dijo que para entender el desarrollo rural del Perú de los últimos quince años “hay que indagar la historia de su estancamiento en por lo menos cien”, es decir, estudiar la estructura de las relaciones económicas en una centuria. Criticó a algunos historiadores que intentan explicar la pobreza en el Perú a partir de las variables del poder y de los mecanismos de dominación y mencionó la denominada pirámide sin base del sociólogo Julio Cotler, sin tomar en cuenta elementos que un economista sí tomaría como básicos. Pero esta carencia se presenta en ambos bandos, en el económico y en el histórico, con resultados distintos y en su mayoría incompletos. Concluyó diciendo que la historia económica “implica el estudio de las instituciones y los accidentes históricos que las direccionan”, así como es vital hacer estudios que mezclen historia y economía, es por eso, finalizó, “que la crisis económica se ha dado, porque hay demasiados matemáticos, pero pocos historiadores para mirar a la gente”. Su conjunción sería su epílogo, pero solo en el plano de la investigación ya que duda mucho de la fusión de ambas disciplinas en una sola.
Un camino difícil el que le toca a los historiadores económicos, más aún cuando por lo general los que estudiamos Historia lo hacemos huyendo de los estáticos números, que solos e inamovibles, no nos dicen nada, pero con el ingrediente humano que le dan las fuentes históricas de distinta naturaleza, nos pueden decir mucho.

Les dejo un video de Richard Webb analizando la actual crisis mundial.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Una propuesta indecente: ¿Puede el dinero comprarlo todo?

Hace un poco más de veinte años, en el escenario ficticio de una infravalorada pero polémica película, un codicioso abogado firmó un contrato con un atractivo multimillonario. Las cláusulas eran demoniacas a pesar de tratarse de una mera transacción económica. Una de ellas, la más siniestra, debió decir algo parecido a lo siguiente: “El matrimonio integrado por David y Diana Murphy, por mutuo acuerdo, acepta que la cónyuge pase una noche de placer con el señor John Gage a cambio de la suma de un millón de dólares que serán depositados en la cuenta de la pareja al día siguiente de consumado el hecho”.
Días antes, una jovencita Diana, interpretada por una voluptuosa Demi Moore, se topó con un mujeriego y solterón caballero que le ofreció regalarle un vestido que costaba cinco mil dólares. Ella le respondió, quizá adivinando sus intenciones: “El vestido está en venta, yo no”. Gracias a los azares de Hollywood, Diana y su esposo caen en problemas económicos y juntos acuden a uno de los luj…

La rebelión de Tupac Amaru – Charles Walker

“Aquí no hay más cómplices que tú y yo; tú, por opresor, y yo, por libertador”
Tupac Amaru a José Antonio de Areche

Cogiendo en mis manos el libro La rebelión de Tupac Amaru, no puedo evitar imaginar al protagonista en la tranquilidad de su hogar, sentado al lado de Micaela, ojeando su ejemplar de Los Comentarios Reales de los Incas. Despacio y en actitud estoica, veo que se acomoda el sombrero, y empieza a escuchar las voces impresas de Garcilaso, que, como un susurro insoportable, no dejan de gritarle al oído siglos majestuosos de su incaico pasado. Mientras lee absorto aquellas páginas vanidosas, la peligrosa literatura va cumpliendo en él una sediciosa función. José Gabriel Condorcanqui ahora está enfurecido. Su esposa lo observa con curiosidad y emoción, y nota que su corazón late con ferocidad, que sus manos se cierran en un puño venoso y que de sus ojos emana un fragor incontrolable. Armado de valor y con varias pérdidas en su haber, José Gabriel olvida que es kuraka y arriero, …

La pornografía del intelecto (II): La Estrella de Vichay

Hacía tres meses que no sabía nada de ella, la última vez que la vio fue en uno de esos candentes encuentros donde acostumbraban devorarse mutuamente sin desperdiciar minutos. Él estaba enamorado sin saberlo, ella no. Lo había abandonado para no hacerle más daño. Él estaba desolado al notar que nuevamente había sido dejado de lado sin ningún motivo aparente. Ella simplemente desapareció un día de febrero, a él no le quedaban más opciones que recordar las circunstancias de su separación. Cuando se conocieron ella era prostituta, él un vulgar parroquiano. En aquella ocasión un papel en el bolsillo de Naldo le indicaba un nombre y un teléfono. Se llamaba Estrella y era ecuatoriana. Naldo alquiló sus servicios sexuales durante un par de veces en que la visitó en su departamento ubicado en un tercer piso de San Miguel, luego no le pagó más, empezaron a salir como pareja. Ella había dejado de trabajar en el prostíbulo chalaco conocido como el Trocadero por exigencia de él, sin embargo Naldo …

La boca del lobo – Una mirada a nuestra olvidada historia reciente

Una película de dimensiones arguedianas, que nos remonta a un pasado reciente en el tiempo, pero lejano en nuestra olvidadiza memoria. “La boca del lobo” de Francisco Lombardi es, sin lugar a dudas, la mejor película que ha visto aparecer este extraño país amante de “asu mares” y “aventuras culinarias”. Proyectada por primera vez en 1988, en medio de voces que querían acallar la suya, el valiente filme resume en 128 minutos gran parte de nuestras deudas como país, de nuestros traumas históricos y de nuestros “convenientes” silencios nacionales. Es por ello su gran valor sociológico, educativo e inclusive artístico, dado el cuidadoso tratamiento del que fue objeto un tema tan sensible como lo es la etapa del terrorismo. En las líneas venideras no voy a presentar un argumento lineal ni reseña porque eso abunda en la red, mi intención estará limitada a rescatar el significado y los símbolos que pude extraer de la misma y de sus complejos personajes, sean estos metabólicos, paisajísticos…

Chéjov, Rusia y un relato penal

Antón Chéjov es uno de los grandes escritores rusos del siglo XIX. Nació en una familia pobre en el año 1860, y fue testigo de los últimos gobiernos y abusos de los zares. Mientras estudiaba Medicina, se apoyaba escribiendo para subsistir, actividad que lo fue preparando para su futuro éxito literario. Los entendidos dicen que fue heredero directo del maestro Dostoievski y del incomprensible Tolstói, a pesar de que este último, ya en su lecho de muerte, le dijo: “Sabes, odio tus obras. Shakespeare escribía mal, pero creo que las tuyas son todavía peores que las suyas”. Sin embargo, el estilo de Antón es propio, y su nombre brilla con particular esplendor. Su producción abarca cuentos, dramas y ensayos, siendo los primeros los que lo dotaron de inmortalidad.
Parece una constante de los escritores rusos, escribir sobre temas dolorosos. Chéjov no fue la excepción. Bordeando los treinta años viajó a Siberia a estudiar las condiciones carcelarias de los presidios de la estepa. La impresión …