Ir al contenido principal

El frío de la nostalgia

Era junio y su relación había durado tres meses en la clandestinidad. Reina había decidido alejarse de Naldo porque este aún no dejaba a su enamorada. El tiempo y las experiencias vividas retrasaban el inevitable desenlace producto de tres años de desgastados amoríos adolescentes con Elisa, su pareja colegial que ahora se veía engañada por él y por Reina, la culpable de su progresivo abandono. Naldo no veía a Reina desde hacía dos semanas, periodo en que recapacitó y pensó en mantener su relación viva con Elisa a pesar del engaño que le había perpetrado y del cual ella no era consciente. Corría el año 2003 y el día de San Pedro y San Pablo convocó a los jóvenes en los alrededores de una parroquia ubicada en Virú, en el Callao. Un grupo de ellos dramatizaría la obra Jesucristo Superstar, una de cuyas figuras protagónicas era Reina con el papel de María Magdalena.
Al enterarse de la presentación Naldo asistió a verla. Reina embelesaba a los asistentes con sus cuidadosos movimientos histriónicos encima del escenario y él se ponía celoso del Jesucristo a su lado. Ella cantaba mirándolo de reojo y en ocasiones de frente desde la tabla, lo que producía nerviosismo en Naldo por los fastidios de sus amigos testigos de la escena y del evidente coqueteo. Cuando todo terminó él se las arregló para acompañar a Reina a su casa, pero en el camino se detuvieron en un parque que a la postre sería su clásico escondite amatorio. Aquella noche se distinguía por su frialdad, el viento golpeaba sus mejillas y obligaba a las chalinas a envolver sus cuellos. Se sentaron en unos fierros que servían de cerca a un jardín en cuyo interior un arbusto de margaritas decoloradas por la huida del verano anunciaba su posterior sequedad, dando las espaldas a la Virgen que los miraba desde el centro del parque, inmóvil por ser construida de piedra pero con la mirada fija en los amantes separados.
Mientras más la observaba sus ganas de besarla se hacían incontenibles, incontinentas, ella observaba a un insecto en el suelo y la mano de Naldo muy cerca a la suya cogiendo el oxidado metal. El silencio culpable por el pecado cometido durante tres meses de engaño a Elisa mellaba sus adentros, sin embargo su mutua atracción estaba a punto de superar sus principios de nuevo. Ella dio el primer paso.
-          Naldo, tengo frío.
-          ¿Quieres que te abrace?
-          Sí – dijo ella sin mirarlo a los ojos, persiguiendo al insecto que se hacía invisible en la oscuridad del pasto seco.
Mientras la abrazaba del hombro acercó su cuerpo, le cogió la mano y la besó. Reina no soltó su mano, por el contrario la pasó por sobre su delicada cintura, se levantaron y él la cargó desde allí, besándola con fuerza en el aire, mirándola hacia arriba, siempre con los ojos abiertos admirando su peligrosa belleza, sus inolvidables ojos marrones que contenían un mundo desconocido, todavía por descubrir. Ambos habían sucumbido ante lo prohibido, ante la nostalgia de una etapa a escondidas que se había terminado y que renació por culpa de los cantos de una María Magdalena encima de tablas y debajo de Dios, por el inclemente frío productor de veleidades, ella celosa de Elisa y él de Jesucristo, sin pensar en el verdadero Judas.

Con el tiempo Elisa fue descartada de la vida de Naldo y Reina ocuparía sus estaciones, dejándolo en un eterno invierno que siempre devuelve aquel frío, característico de las etapas de nostalgia, inevitables e innecesarias.

Comentarios

  1. hola!! visité tu blog y está genial, Me gustaría enlazarlo en mis blogs y por mi parte te pediría un enlace hacia el mío tambien y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas.

    Si puedes escríbeme a ariadna143@gmail.com

    saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Una propuesta indecente: ¿Puede el dinero comprarlo todo?

Hace un poco más de veinte años, en el escenario ficticio de una infravalorada pero polémica película, un codicioso abogado firmó un contrato con un atractivo multimillonario. Las cláusulas eran demoniacas a pesar de tratarse de una mera transacción económica. Una de ellas, la más siniestra, debió decir algo parecido a lo siguiente: “El matrimonio integrado por David y Diana Murphy, por mutuo acuerdo, acepta que la cónyuge pase una noche de placer con el señor John Gage a cambio de la suma de un millón de dólares que serán depositados en la cuenta de la pareja al día siguiente de consumado el hecho”.
Días antes, una jovencita Diana, interpretada por una voluptuosa Demi Moore, se topó con un mujeriego y solterón caballero que le ofreció regalarle un vestido que costaba cinco mil dólares. Ella le respondió, quizá adivinando sus intenciones: “El vestido está en venta, yo no”. Gracias a los azares de Hollywood, Diana y su esposo caen en problemas económicos y juntos acuden a uno de los luj…

La “verdadera” historia del chupacabras de Huarmey

Ciriaco de Urtecho. Litigante por amor – Fernando de Trazegnies

El Archivo Departamental de Cajamarca estaba trancado desde afuera. Su custodio, desconfiado ante el inusual pedido, había cerrado la puerta con llave para que el visitante no se atreviera a escapar con parte de patrimonio documental. Adentro, un hombre leía, frenético, un proceso judicial del siglo XVIII. Como en una novela medieval, había revisado los viejos legajos con luz tenue a la espera de encontrar un tesoro. La iluminación le llegó al hallar un antiguo expediente. Empolvado, se anunciaba en el encabezado: “Autos seguidos por Ciriaco de Urtecho con Juan de Dios Cáceres sobre libertad de una esclava propiedad del segundo y mujer legítima del primero”. Fernando de Trazegnies Granda, encerrado a voluntad en este oscuro recinto, se había topado con un extraño litigio por la propiedad y el amor de una esclava.
El documento era un premio a la constancia de cualquier investigador. La situación resultaba excepcional. Ciriaco de Urtecho era un hombre libre que quería romper la barrera…

La rebelión de Atusparia. Historia, literatura y justicia

Historia: Pedro Pablo Atusparia Ángeles, o simplemente Atusparia, fue el líder de una importante rebelión indigenista que sacudió Huaraz, Yungay, Caraz, y en general todo el Callejón de Huaylas en el año 1885. Culminada la Guerra del Pacífico y entre fuegos enemigos de Iglesias y Cáceres, un grupo de alcaldes liderados por Atusparia presentaron un memorial ante el Prefecto de Huaraz. En el documento manifestaban su descontento por la situación de los indígenas. Las autoridades, lejos de escuchar sus reclamos, apresaron a la delegación. La población protestó por el atropello y ante la presión las autoridades liberaron a Atusparia no sin antes torturarlo y de cortarle las trenzas, antiguo símbolo de prestigio y nobleza. Esta acción fue la detonante para que más de doce mil indígenas se levantaran en armas al punto que tuvieron que venir tropas desde Lima para aplacar la ira de las masas. Mientras Atusparia era atrapado y se entrevistaba con Cáceres, su radical lugarteniente Pedro Cocha…

Rosa Chumbe, cine peruano de gran calidad

Rosa Chumbe es el reflejo insensible de muchas vidas ensombrecidas por la multitud del anonimato. El relato de una mujer policía, pero no de cualquiera, ella es alcohólica y ludópata, una mujer que se mueve entre callejones infestados de malvivientes y pistas rotas. Sus días transcurren en una atmósfera trágica, el barrio feo, un bebé que llora de hambre, la plata bajo el colchón. Todos los días toma un ron de trece soles, curiosa cantidad cabalística que contiene su perdición, se come un chaufa barato después del casino y pide yapa a la tía del ambulante anticucho. No hay razón para su sombrío presente y por momentos pienso en “El proceso” de Kafka o en el insecto de “La metamorfosis” y los inexplicables giros que experimentaron sus desgraciados protagonistas.
Una antihéroe limeña que pasea en buses viejos y destartalados, cuya hija Sheyla roba sus ahorros para abortar de forma clandestina, y que trabaja en las llamaditas de “china”. El show cómico del Gordo Casaretto es lo que la s…