Ir al contenido principal

El frío de la nostalgia

Era junio y su relación había durado tres meses en la clandestinidad. Reina había decidido alejarse de Naldo porque este aún no dejaba a su enamorada. El tiempo y las experiencias vividas retrasaban el inevitable desenlace producto de tres años de desgastados amoríos adolescentes con Elisa, su pareja colegial que ahora se veía engañada por él y por Reina, la culpable de su progresivo abandono. Naldo no veía a Reina desde hacía dos semanas, periodo en que recapacitó y pensó en mantener su relación viva con Elisa a pesar del engaño que le había perpetrado y del cual ella no era consciente. Corría el año 2003 y el día de San Pedro y San Pablo convocó a los jóvenes en los alrededores de una parroquia ubicada en Virú, en el Callao. Un grupo de ellos dramatizaría la obra Jesucristo Superstar, una de cuyas figuras protagónicas era Reina con el papel de María Magdalena.
Al enterarse de la presentación Naldo asistió a verla. Reina embelesaba a los asistentes con sus cuidadosos movimientos histriónicos encima del escenario y él se ponía celoso del Jesucristo a su lado. Ella cantaba mirándolo de reojo y en ocasiones de frente desde la tabla, lo que producía nerviosismo en Naldo por los fastidios de sus amigos testigos de la escena y del evidente coqueteo. Cuando todo terminó él se las arregló para acompañar a Reina a su casa, pero en el camino se detuvieron en un parque que a la postre sería su clásico escondite amatorio. Aquella noche se distinguía por su frialdad, el viento golpeaba sus mejillas y obligaba a las chalinas a envolver sus cuellos. Se sentaron en unos fierros que servían de cerca a un jardín en cuyo interior un arbusto de margaritas decoloradas por la huida del verano anunciaba su posterior sequedad, dando las espaldas a la Virgen que los miraba desde el centro del parque, inmóvil por ser construida de piedra pero con la mirada fija en los amantes separados.
Mientras más la observaba sus ganas de besarla se hacían incontenibles, incontinentas, ella observaba a un insecto en el suelo y la mano de Naldo muy cerca a la suya cogiendo el oxidado metal. El silencio culpable por el pecado cometido durante tres meses de engaño a Elisa mellaba sus adentros, sin embargo su mutua atracción estaba a punto de superar sus principios de nuevo. Ella dio el primer paso.
-          Naldo, tengo frío.
-          ¿Quieres que te abrace?
-          Sí – dijo ella sin mirarlo a los ojos, persiguiendo al insecto que se hacía invisible en la oscuridad del pasto seco.
Mientras la abrazaba del hombro acercó su cuerpo, le cogió la mano y la besó. Reina no soltó su mano, por el contrario la pasó por sobre su delicada cintura, se levantaron y él la cargó desde allí, besándola con fuerza en el aire, mirándola hacia arriba, siempre con los ojos abiertos admirando su peligrosa belleza, sus inolvidables ojos marrones que contenían un mundo desconocido, todavía por descubrir. Ambos habían sucumbido ante lo prohibido, ante la nostalgia de una etapa a escondidas que se había terminado y que renació por culpa de los cantos de una María Magdalena encima de tablas y debajo de Dios, por el inclemente frío productor de veleidades, ella celosa de Elisa y él de Jesucristo, sin pensar en el verdadero Judas.

Con el tiempo Elisa fue descartada de la vida de Naldo y Reina ocuparía sus estaciones, dejándolo en un eterno invierno que siempre devuelve aquel frío, característico de las etapas de nostalgia, inevitables e innecesarias.

Comentarios

  1. hola!! visité tu blog y está genial, Me gustaría enlazarlo en mis blogs y por mi parte te pediría un enlace hacia el mío tambien y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas.

    Si puedes escríbeme a ariadna143@gmail.com

    saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Una propuesta indecente: ¿Puede el dinero comprarlo todo?

Hace un poco más de veinte años, en el escenario ficticio de una infravalorada pero polémica película, un codicioso abogado firmó un contrato con un atractivo multimillonario. Las cláusulas eran demoniacas a pesar de tratarse de una mera transacción económica. Una de ellas, la más siniestra, debió decir algo parecido a lo siguiente: “El matrimonio integrado por David y Diana Murphy, por mutuo acuerdo, acepta que la cónyuge pase una noche de placer con el señor John Gage a cambio de la suma de un millón de dólares que serán depositados en la cuenta de la pareja al día siguiente de consumado el hecho”.
Días antes, una jovencita Diana, interpretada por una voluptuosa Demi Moore, se topó con un mujeriego y solterón caballero que le ofreció regalarle un vestido que costaba cinco mil dólares. Ella le respondió, quizá adivinando sus intenciones: “El vestido está en venta, yo no”. Gracias a los azares de Hollywood, Diana y su esposo caen en problemas económicos y juntos acuden a uno de los luj…

La rebelión de Tupac Amaru – Charles Walker

“Aquí no hay más cómplices que tú y yo; tú, por opresor, y yo, por libertador”
Tupac Amaru a José Antonio de Areche

Cogiendo en mis manos el libro La rebelión de Tupac Amaru, no puedo evitar imaginar al protagonista en la tranquilidad de su hogar, sentado al lado de Micaela, ojeando su ejemplar de Los Comentarios Reales de los Incas. Despacio y en actitud estoica, veo que se acomoda el sombrero, y empieza a escuchar las voces impresas de Garcilaso, que, como un susurro insoportable, no dejan de gritarle al oído siglos majestuosos de su incaico pasado. Mientras lee absorto aquellas páginas vanidosas, la peligrosa literatura va cumpliendo en él una sediciosa función. José Gabriel Condorcanqui ahora está enfurecido. Su esposa lo observa con curiosidad y emoción, y nota que su corazón late con ferocidad, que sus manos se cierran en un puño venoso y que de sus ojos emana un fragor incontrolable. Armado de valor y con varias pérdidas en su haber, José Gabriel olvida que es kuraka y arriero, …

La pornografía del intelecto (II): La Estrella de Vichay

Hacía tres meses que no sabía nada de ella, la última vez que la vio fue en uno de esos candentes encuentros donde acostumbraban devorarse mutuamente sin desperdiciar minutos. Él estaba enamorado sin saberlo, ella no. Lo había abandonado para no hacerle más daño. Él estaba desolado al notar que nuevamente había sido dejado de lado sin ningún motivo aparente. Ella simplemente desapareció un día de febrero, a él no le quedaban más opciones que recordar las circunstancias de su separación. Cuando se conocieron ella era prostituta, él un vulgar parroquiano. En aquella ocasión un papel en el bolsillo de Naldo le indicaba un nombre y un teléfono. Se llamaba Estrella y era ecuatoriana. Naldo alquiló sus servicios sexuales durante un par de veces en que la visitó en su departamento ubicado en un tercer piso de San Miguel, luego no le pagó más, empezaron a salir como pareja. Ella había dejado de trabajar en el prostíbulo chalaco conocido como el Trocadero por exigencia de él, sin embargo Naldo …

La boca del lobo – Una mirada a nuestra olvidada historia reciente

Una película de dimensiones arguedianas, que nos remonta a un pasado reciente en el tiempo, pero lejano en nuestra olvidadiza memoria. “La boca del lobo” de Francisco Lombardi es, sin lugar a dudas, la mejor película que ha visto aparecer este extraño país amante de “asu mares” y “aventuras culinarias”. Proyectada por primera vez en 1988, en medio de voces que querían acallar la suya, el valiente filme resume en 128 minutos gran parte de nuestras deudas como país, de nuestros traumas históricos y de nuestros “convenientes” silencios nacionales. Es por ello su gran valor sociológico, educativo e inclusive artístico, dado el cuidadoso tratamiento del que fue objeto un tema tan sensible como lo es la etapa del terrorismo. En las líneas venideras no voy a presentar un argumento lineal ni reseña porque eso abunda en la red, mi intención estará limitada a rescatar el significado y los símbolos que pude extraer de la misma y de sus complejos personajes, sean estos metabólicos, paisajísticos…

Chéjov, Rusia y un relato penal

Antón Chéjov es uno de los grandes escritores rusos del siglo XIX. Nació en una familia pobre en el año 1860, y fue testigo de los últimos gobiernos y abusos de los zares. Mientras estudiaba Medicina, se apoyaba escribiendo para subsistir, actividad que lo fue preparando para su futuro éxito literario. Los entendidos dicen que fue heredero directo del maestro Dostoievski y del incomprensible Tolstói, a pesar de que este último, ya en su lecho de muerte, le dijo: “Sabes, odio tus obras. Shakespeare escribía mal, pero creo que las tuyas son todavía peores que las suyas”. Sin embargo, el estilo de Antón es propio, y su nombre brilla con particular esplendor. Su producción abarca cuentos, dramas y ensayos, siendo los primeros los que lo dotaron de inmortalidad.
Parece una constante de los escritores rusos, escribir sobre temas dolorosos. Chéjov no fue la excepción. Bordeando los treinta años viajó a Siberia a estudiar las condiciones carcelarias de los presidios de la estepa. La impresión …