Ir al contenido principal

El frío de la nostalgia

Era junio y su relación había durado tres meses en la clandestinidad. Reina había decidido alejarse de Naldo porque este aún no dejaba a su enamorada. El tiempo y las experiencias vividas retrasaban el inevitable desenlace producto de tres años de desgastados amoríos adolescentes con Elisa, su pareja colegial que ahora se veía engañada por él y por Reina, la culpable de su progresivo abandono. Naldo no veía a Reina desde hacía dos semanas, periodo en que recapacitó y pensó en mantener su relación viva con Elisa a pesar del engaño que le había perpetrado y del cual ella no era consciente. Corría el año 2003 y el día de San Pedro y San Pablo convocó a los jóvenes en los alrededores de una parroquia ubicada en Virú, en el Callao. Un grupo de ellos dramatizaría la obra Jesucristo Superstar, una de cuyas figuras protagónicas era Reina con el papel de María Magdalena.
Al enterarse de la presentación Naldo asistió a verla. Reina embelesaba a los asistentes con sus cuidadosos movimientos histriónicos encima del escenario y él se ponía celoso del Jesucristo a su lado. Ella cantaba mirándolo de reojo y en ocasiones de frente desde la tabla, lo que producía nerviosismo en Naldo por los fastidios de sus amigos testigos de la escena y del evidente coqueteo. Cuando todo terminó él se las arregló para acompañar a Reina a su casa, pero en el camino se detuvieron en un parque que a la postre sería su clásico escondite amatorio. Aquella noche se distinguía por su frialdad, el viento golpeaba sus mejillas y obligaba a las chalinas a envolver sus cuellos. Se sentaron en unos fierros que servían de cerca a un jardín en cuyo interior un arbusto de margaritas decoloradas por la huida del verano anunciaba su posterior sequedad, dando las espaldas a la Virgen que los miraba desde el centro del parque, inmóvil por ser construida de piedra pero con la mirada fija en los amantes separados.
Mientras más la observaba sus ganas de besarla se hacían incontenibles, incontinentas, ella observaba a un insecto en el suelo y la mano de Naldo muy cerca a la suya cogiendo el oxidado metal. El silencio culpable por el pecado cometido durante tres meses de engaño a Elisa mellaba sus adentros, sin embargo su mutua atracción estaba a punto de superar sus principios de nuevo. Ella dio el primer paso.
-          Naldo, tengo frío.
-          ¿Quieres que te abrace?
-          Sí – dijo ella sin mirarlo a los ojos, persiguiendo al insecto que se hacía invisible en la oscuridad del pasto seco.
Mientras la abrazaba del hombro acercó su cuerpo, le cogió la mano y la besó. Reina no soltó su mano, por el contrario la pasó por sobre su delicada cintura, se levantaron y él la cargó desde allí, besándola con fuerza en el aire, mirándola hacia arriba, siempre con los ojos abiertos admirando su peligrosa belleza, sus inolvidables ojos marrones que contenían un mundo desconocido, todavía por descubrir. Ambos habían sucumbido ante lo prohibido, ante la nostalgia de una etapa a escondidas que se había terminado y que renació por culpa de los cantos de una María Magdalena encima de tablas y debajo de Dios, por el inclemente frío productor de veleidades, ella celosa de Elisa y él de Jesucristo, sin pensar en el verdadero Judas.

Con el tiempo Elisa fue descartada de la vida de Naldo y Reina ocuparía sus estaciones, dejándolo en un eterno invierno que siempre devuelve aquel frío, característico de las etapas de nostalgia, inevitables e innecesarias.

Comentarios

  1. hola!! visité tu blog y está genial, Me gustaría enlazarlo en mis blogs y por mi parte te pediría un enlace hacia el mío tambien y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas.

    Si puedes escríbeme a ariadna143@gmail.com

    saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

La cueva penal de Victor Hugo. Justicia y tortura en “El hombre que ríe”

El hombre que ríe, novela incomprendida y de forma inexplicable, poco conocida de Victor Hugo, es mucho más que literatura. Definirla ha sido un reto para los académicos ilustrados en ponerle nombre a las cosas, incluso el propio autor admitió que se excedió al escribir tremenda novela barroca, poema épico, tratado moral, libro de historia, sátira del mundo entero. Una obra maestra odiada y amada por su grandiosidad, por haber nacido con pretensiones de epopeya, y plagada de máximas inolvidables en cada línea, de fábulas enteras en cada párrafo, de cuentos completos en cada hoja, de mundos totales entre sus eruditos prefacios e inesperados epílogos. Es la primera vez que comento un libro, o parte de él, sin haberlo terminado. Admito con vergüenza este infeliz arrebato. Sucede así cuando el ímpetu es más poderoso que la mesura, por lo que pido perdón adelantado. No merezco por esto el patíbulo, ni el garrote que mató a Atahualpa, ni la piqueta donde pusieron a Defoe, ni la guillotina q…

Elliot Túpac y la estética chicha

De fondos negros y tonos estridentes, como apelando a una explosión colorida aparecen las letras por la mitad pintadas de verde, las otras de amarillo. No son los colores rasta pero también incluye el rojo en sus bordes y un fucsia que dañaría la vista a los aristocráticos ojos de reflejarse en el sol del mediodía. Estamos señores frente a un cartel de aquellos que abundan en los conos de nuestra capital, aquellos que alegremente y con una eficaz estrategia comunicativa nos anuncian un concierto de un grupo musical que nació producto de la fusión de ritmos andinos con costeños, en una ciudad convulsionada por las migraciones que crece desordenadamente y sin control hacia sus cuatro puntos cardinales y cuyo principal medio de transporte es la combi. Sus frases impresas denotan un nuevo Perú a través de un sonido que emerge del llanto del migrante en búsqueda de un futuro promisorio que dejó atrás los recuerdos de su pueblo natal. Su autor, otro hijo del pueblo de nombre Elliot Urcuhuar…

Una propuesta indecente: ¿Puede el dinero comprarlo todo?

Hace un poco más de veinte años, en el escenario ficticio de una infravalorada pero polémica película, un codicioso abogado firmó un contrato con un atractivo multimillonario. Las cláusulas eran demoniacas a pesar de tratarse de una mera transacción económica. Una de ellas, la más siniestra, debió decir algo parecido a lo siguiente: “El matrimonio integrado por David y Diana Murphy, por mutuo acuerdo, acepta que la cónyuge pase una noche de placer con el señor John Gage a cambio de la suma de un millón de dólares que serán depositados en la cuenta de la pareja al día siguiente de consumado el hecho”.
Días antes, una jovencita Diana, interpretada por una voluptuosa Demi Moore, se topó con un mujeriego y solterón caballero que le ofreció regalarle un vestido que costaba cinco mil dólares. Ella le respondió, quizá adivinando sus intenciones: “El vestido está en venta, yo no”. Gracias a los azares de Hollywood, Diana y su esposo caen en problemas económicos y juntos acuden a uno de los luj…

La segunda amante del Rey, un homenaje a Alonso Cueto

“Una mariposa revoloteó por un instante a su alrededor y desapareció en el cielo gris”.
Parece que hubiera sido ayer cuando por fin contesté la llamada, era Lali. Su voz se escuchaba como cada vez que ignoraba el celular, fría como un puñal sin funda. Ella siempre lo supo, pero las apariencias eran más fuertes que su corazón y sus dolores, si acaso los tuvo alguna vez. Me pedía muy poco para tener posición tan privilegiada, viajes, ropa de diseñador, gimnasio, Country Club, y que llegara a compartir su cama, tarde y con olor de mujer, nunca le importó. Habíamos instaurado una sociedad duradera. Era mi esposa. Más que un rostro ajado por sus varias décadas, Laura Reaño, por qué así figuraba en su DNI, gozaba de la salud y la belleza que proporcionan los ejercicios y la comida saludable. En tiempos olvidados fuimos muy felices, tanto que adoptó mi apellido y yo su dominio, “Lali de Rey”, y así la conocieron todos. Sea en las noticias de la alta sociedad, o en los cuadros que adornaban n…

La “verdadera” historia del chupacabras de Huarmey