Ir al contenido principal

El frío de la nostalgia

Era junio y su relación había durado tres meses en la clandestinidad. Reina había decidido alejarse de Naldo porque este aún no dejaba a su enamorada. El tiempo y las experiencias vividas retrasaban el inevitable desenlace producto de tres años de desgastados amoríos adolescentes con Elisa, su pareja colegial que ahora se veía engañada por él y por Reina, la culpable de su progresivo abandono. Naldo no veía a Reina desde hacía dos semanas, periodo en que recapacitó y pensó en mantener su relación viva con Elisa a pesar del engaño que le había perpetrado y del cual ella no era consciente. Corría el año 2003 y el día de San Pedro y San Pablo convocó a los jóvenes en los alrededores de una parroquia ubicada en Virú, en el Callao. Un grupo de ellos dramatizaría la obra Jesucristo Superstar, una de cuyas figuras protagónicas era Reina con el papel de María Magdalena.
Al enterarse de la presentación Naldo asistió a verla. Reina embelesaba a los asistentes con sus cuidadosos movimientos histriónicos encima del escenario y él se ponía celoso del Jesucristo a su lado. Ella cantaba mirándolo de reojo y en ocasiones de frente desde la tabla, lo que producía nerviosismo en Naldo por los fastidios de sus amigos testigos de la escena y del evidente coqueteo. Cuando todo terminó él se las arregló para acompañar a Reina a su casa, pero en el camino se detuvieron en un parque que a la postre sería su clásico escondite amatorio. Aquella noche se distinguía por su frialdad, el viento golpeaba sus mejillas y obligaba a las chalinas a envolver sus cuellos. Se sentaron en unos fierros que servían de cerca a un jardín en cuyo interior un arbusto de margaritas decoloradas por la huida del verano anunciaba su posterior sequedad, dando las espaldas a la Virgen que los miraba desde el centro del parque, inmóvil por ser construida de piedra pero con la mirada fija en los amantes separados.
Mientras más la observaba sus ganas de besarla se hacían incontenibles, incontinentas, ella observaba a un insecto en el suelo y la mano de Naldo muy cerca a la suya cogiendo el oxidado metal. El silencio culpable por el pecado cometido durante tres meses de engaño a Elisa mellaba sus adentros, sin embargo su mutua atracción estaba a punto de superar sus principios de nuevo. Ella dio el primer paso.
-          Naldo, tengo frío.
-          ¿Quieres que te abrace?
-          Sí – dijo ella sin mirarlo a los ojos, persiguiendo al insecto que se hacía invisible en la oscuridad del pasto seco.
Mientras la abrazaba del hombro acercó su cuerpo, le cogió la mano y la besó. Reina no soltó su mano, por el contrario la pasó por sobre su delicada cintura, se levantaron y él la cargó desde allí, besándola con fuerza en el aire, mirándola hacia arriba, siempre con los ojos abiertos admirando su peligrosa belleza, sus inolvidables ojos marrones que contenían un mundo desconocido, todavía por descubrir. Ambos habían sucumbido ante lo prohibido, ante la nostalgia de una etapa a escondidas que se había terminado y que renació por culpa de los cantos de una María Magdalena encima de tablas y debajo de Dios, por el inclemente frío productor de veleidades, ella celosa de Elisa y él de Jesucristo, sin pensar en el verdadero Judas.

Con el tiempo Elisa fue descartada de la vida de Naldo y Reina ocuparía sus estaciones, dejándolo en un eterno invierno que siempre devuelve aquel frío, característico de las etapas de nostalgia, inevitables e innecesarias.

Comentarios

  1. hola!! visité tu blog y está genial, Me gustaría enlazarlo en mis blogs y por mi parte te pediría un enlace hacia el mío tambien y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas.

    Si puedes escríbeme a ariadna143@gmail.com

    saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Historia de la corrupción en el Perú – Alfonso Quiroz

¿Para qué sirve un libro de historia?, ¿para citarlo en estados de la cuestión o interminables bibliografías?, ¿para que sus posibles aportes se pierdan en debates académicos?, ¿para acumular conocimiento o erudición?, ¿para adornar la biblioteca?, ¿para llevarlo a un café y discutirlo con los amigos de Facultad? Aunque parezca inverosímil en esto terminan importantes títulos. Cuando un libro de historia sobrevive a una coyuntura es porque pinta un panorama complejo, encuentra continuidades, brinda casuística, presenta conclusiones, y claro, produce reflexión en sus lectores, ¿todos los libros de historia logran esto?, no, ¿qué pasa cuando uno lo logra?, pues hay que difundirlo sin cansancio. Y esto es lo que se pretende aquí con un libro que debería incluirse en la currícula escolar lo antes posible.
Si alguna vez llego a ejercer la honorable profesión docente y mis alumnos me preguntaran “profesor, ¿qué es la historia del Perú?”, les diría que es la historia de su corrupción. Acto se…

Para ver Django, sangre de mi sangre

Django es una leyenda viva, el apelativo robado de un western que le cayó a pelo a Oswaldo González, el hombre detrás del mito. Un asaltante que robó alrededor de doscientos bancos y que despilfarró millones en fiestas orgiásticas donde corría la coca por kilos, la cerveza por decenas de cajas y bellas mujeres para todos sus secuaces. Cuentan los antiguos, habitantes todos del Callao, que Django cerraba las calles y armaba el vacilón. Orquesta gratis para la gente, diversión salsera para el pueblo, hombres con fusiles en las entradas, droga para la cabeza, un Robin Hood “amaleantado” para la historia. Un antihéroe en todo el sentido de la palabra. Una vida digna no de una sino de dos películas.
De la cárcel Django se escapó dos veces, ¿mínimo no?, si se pasó décadas adentro, conviviendo con lo peor del hampa en El Sexto, El Frontón, La Oroya, Cachiche y Lurigancho, con sus cochinadas, con el olor a marihuana, con sus miserias, con sus pasteleros, con los travestis que se prostituyen …

Adormecer a los felices – Diego Trelles Paz

Hoy me levanté tarde. La frazada estaba fría y mi cuerpo se envolvía en ella en un intento vano de calentarla. Detrás de la ventana aguaitaba un cielo opaco, y la paloma callejera no dejaba de cantar su rutinario despertador vespertino. Es curioso como la gente alude a este canto como algo melodioso y esperanzador. A mí me llega al pincho esa bulla.
Cuando por fin pude despegarme de la cama encontré que se había quemado mi foco. Mucha mala fortuna para una sola mañana. En el velador estaba el celular. Lo prendí y me puse a ojear el Facebook. Nada nuevo. Los mismos post, las mismas noticias, los mismos huevones de siempre. Acudo al Youtube para activar mis sentidos. La aplicación me recomienda Czardas de Vittorio Monti y le doy play.
Con mi toalla al hombro y un calzoncillo en la mano entré al baño a ducharme. Había olvidado que la noche anterior terminé “Adormecer a los felices” del escritor Diego Trelles. Ahí estaba el infame librito, encima del tanque del water. Lo había terminado cag…

La segunda amante del Rey, un homenaje a Alonso Cueto

“Una mariposa revoloteó por un instante a su alrededor y desapareció en el cielo gris”.
Parece que hubiera sido ayer cuando por fin contesté la llamada, era Lali. Su voz se escuchaba como cada vez que ignoraba el celular, fría como un puñal sin funda. Ella siempre lo supo, pero las apariencias eran más fuertes que su corazón y sus dolores, si acaso los tuvo alguna vez. Me pedía muy poco para tener posición tan privilegiada, viajes, ropa de diseñador, gimnasio, Country Club, y que llegara a compartir su cama, tarde y con olor de mujer, nunca le importó. Habíamos instaurado una sociedad duradera. Era mi esposa. Más que un rostro ajado por sus varias décadas, Laura Reaño, por qué así figuraba en su DNI, gozaba de la salud y la belleza que proporcionan los ejercicios y la comida saludable. En tiempos olvidados fuimos muy felices, tanto que adoptó mi apellido y yo su dominio, “Lali de Rey”, y así la conocieron todos. Sea en las noticias de la alta sociedad, o en los cuadros que adornaban n…

La pluma y la ley. Abogados y jueces en la narrativa peruana – Carlos Ramos Núñez

Carlos Ramos Núñez es un laureado intelectual peruano. Es abogado, escritor, pero principalmente uno de los más importantes historiadores del derecho. También es magistrado del Tribunal Constitucional y ostenta el título de ser el autor de la monumental Historia del Derecho Civil Peruano, una de las obras cumbres y de consulta obligatoria para hurgar en la historia del derecho en el país. Tiene varios doctorados “honoris causa” en su haber, decenas de publicaciones, y recientemente ha ganado el Premio Sentencias 2017 “Acceso a la Justicia de Personas Migrantes o Sujetas de Protección Internacional”. Es por tanto, un disciplinado académico, un artista ensombrecido por la balanza de la ley y un bibliófilo empedernido.
Sin duda estamos frente a un lector voraz de cuanto libro cae en sus manos o que adquiere en las ferias de libros viejos. Por su trayectoria profesional y por confesión propia es amante de la literatura y de la historia, disciplinas que practica en forma paralela al derecho…