Ir al contenido principal

The Walking Dead Cholo

Cuando abrió los ojos todo había terminado. Había estado muerto durante la noche y sus piernas, automáticas, sólo conocían una dirección. En su mente no existían los recuerdos del ayer y no entendía la razón de su paradero. Desorientado, sucio, y con unas ganas terribles de consumir cualquier elemento líquido, así fuera sangre, se tambaleaba por entre la pista y la vereda, en un zigzagueo desesperado por encontrar una explicación. Las personas lo miraban extrañados y evitaban cruzarse en su camino. Su apariencia era atroz, el rostro desencajado, las manos sucias y un botón arrancado de la camisa. Sin saber cómo dio a parar en aquella calle notó que la conocía, había pasado cientos de veces por allí y concluyó que alguna fuerza extraña lo guió y lo puso a buen recaudo. Revisó sus bolsillos. Su mundo había cambiado desde aquel instante silencioso, se dio cuenta que a pesar de su estado moribundo, sin celular ni billetera, era un sobreviviente.

A pesar de que en su cabeza sólo existían dolor y confusión, al primer sorbo de Coca Cola pequeños retratos se dibujaron en su dañada memoria. Todo fue demasiado rápido, la música, el reencuentro con viejos amigos, la decisión de ir a libar a cualquier disco de la avenida La Marina. Una boleta en su bolsillo le dio la primera pista: Big Bar. Poco a poco recordó el taxi, la entrada a la disco, el licor pagado con la gastada tarjeta de crédito Visa. Una mujer lo había mirado con lascivia invitándolo a bailar. Él se acercó. Su amigo de borrachera, cogiéndolo del hombro le dijo: "Huevón, ten cuidado, es el Big Bar, está lleno de peperas". A Naldo no le importó y a ritmo de Víctor Manuel empezó con su torpe y etílica danza: "Por ella por ella, por ella por ella, por ella por ella... Por ella por ella, por ella por ella, por ellaaaaaa". Stop. Una hora más tarde, Isaac, su amigo y consejero, se movía, ebrio y con las manos en alto, al ritmo de Ricky Martín: "Go go go, alé alé alé, go go go, alé alé alé, arriba va, el mundo está de pie, go go go, alé alé alé". Eran pues, dos hombres en juerga, con dos desconocidas que ya estaban en su mesa y bebiendo de sus cervezas servidas en jarras de veinte soles.

Sin noción de su tiempo y dirección, Isaac y Naldo salieron del Big Bar. Los vigilantes los vieron: "Van allí dos zombies, sin saber a dónde, ni cuándo, ni cómo, ni por qué". Detrás de ellos salieron sus eventuales acompañantes, le entregaron algo de plata a los vigilantes y se fueron sin remordimientos. Momentos antes una pastilla había caído adrede en los vasos de Naldo e Isaac. Una inodora y peligrosa dosis para olvidar y caer en la inconsciencia. Los amigos se separaron sin darse cuenta, sin norte fijo, drogados sin querer, y bolsiqueados en sus propias y borrachas narices feromínicas. Naldo nunca supo cómo apareció en aquella conocida calle, tan cerca de su casa. Fue un zombie durante una madrugada, y milagrosamente, un vivo al amanecer. Una semana después Isaac le contó que tampoco recordaba nada: "Son cosas que pasan en el barrio fino, ya fue". Un año después de estos acontecimientos, Naldo volvió sobre sus huellas. Sentado en el Big Bar con un amigo medio loco reconoció a las culpables de esta historia: "Manya brother, esas son las flacas, las peperas". Pero esa es otra historia, y algún día será contada.

En la vida real el Big Bar cerró sus puertas, y sus peperas, se dice, migraron en manada a las discotecas allende la pista, la cual, los fines de semana, se puebla de cadáveres que caminan, sin un norte fijo, sin saber dónde, ni cómo, ni cuándo, ni por qué. Paz para estas pobres almas en pena que hasta hoy siguen pululando por ayuda y que con el cambio de las modas, caen rendidas con el fondo musical del "Baile del totó", canción fúnebre que retumba en sus cabezas, cuando al revisar sus bolsillos, se dan cuenta del ultraje de sus pertenencias y de su falsa hombría de borrachos seductores.


Una década después Naldo ya no acude a estos templos del exceso, e Isaac, según palabras del más allá, deambula por salsódromos de La Victoria. "Son cosas, pues, que pasan en el barrio fino", cree, será su epitafio al final de sus verdaderos días. "La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, ay Dios". Buenas noches.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

La cueva penal de Victor Hugo. Justicia y tortura en “El hombre que ríe”

El hombre que ríe, novela incomprendida y de forma inexplicable, poco conocida de Victor Hugo, es mucho más que literatura. Definirla ha sido un reto para los académicos ilustrados en ponerle nombre a las cosas, incluso el propio autor admitió que se excedió al escribir tremenda novela barroca, poema épico, tratado moral, libro de historia, sátira del mundo entero. Una obra maestra odiada y amada por su grandiosidad, por haber nacido con pretensiones de epopeya, y plagada de máximas inolvidables en cada línea, de fábulas enteras en cada párrafo, de cuentos completos en cada hoja, de mundos totales entre sus eruditos prefacios e inesperados epílogos. Es la primera vez que comento un libro, o parte de él, sin haberlo terminado. Admito con vergüenza este infeliz arrebato. Sucede así cuando el ímpetu es más poderoso que la mesura, por lo que pido perdón adelantado. No merezco por esto el patíbulo, ni el garrote que mató a Atahualpa, ni la piqueta donde pusieron a Defoe, ni la guillotina q…

Elliot Túpac y la estética chicha

De fondos negros y tonos estridentes, como apelando a una explosión colorida aparecen las letras por la mitad pintadas de verde, las otras de amarillo. No son los colores rasta pero también incluye el rojo en sus bordes y un fucsia que dañaría la vista a los aristocráticos ojos de reflejarse en el sol del mediodía. Estamos señores frente a un cartel de aquellos que abundan en los conos de nuestra capital, aquellos que alegremente y con una eficaz estrategia comunicativa nos anuncian un concierto de un grupo musical que nació producto de la fusión de ritmos andinos con costeños, en una ciudad convulsionada por las migraciones que crece desordenadamente y sin control hacia sus cuatro puntos cardinales y cuyo principal medio de transporte es la combi. Sus frases impresas denotan un nuevo Perú a través de un sonido que emerge del llanto del migrante en búsqueda de un futuro promisorio que dejó atrás los recuerdos de su pueblo natal. Su autor, otro hijo del pueblo de nombre Elliot Urcuhuar…

Una propuesta indecente: ¿Puede el dinero comprarlo todo?

Hace un poco más de veinte años, en el escenario ficticio de una infravalorada pero polémica película, un codicioso abogado firmó un contrato con un atractivo multimillonario. Las cláusulas eran demoniacas a pesar de tratarse de una mera transacción económica. Una de ellas, la más siniestra, debió decir algo parecido a lo siguiente: “El matrimonio integrado por David y Diana Murphy, por mutuo acuerdo, acepta que la cónyuge pase una noche de placer con el señor John Gage a cambio de la suma de un millón de dólares que serán depositados en la cuenta de la pareja al día siguiente de consumado el hecho”.
Días antes, una jovencita Diana, interpretada por una voluptuosa Demi Moore, se topó con un mujeriego y solterón caballero que le ofreció regalarle un vestido que costaba cinco mil dólares. Ella le respondió, quizá adivinando sus intenciones: “El vestido está en venta, yo no”. Gracias a los azares de Hollywood, Diana y su esposo caen en problemas económicos y juntos acuden a uno de los luj…

La segunda amante del Rey, un homenaje a Alonso Cueto

“Una mariposa revoloteó por un instante a su alrededor y desapareció en el cielo gris”.
Parece que hubiera sido ayer cuando por fin contesté la llamada, era Lali. Su voz se escuchaba como cada vez que ignoraba el celular, fría como un puñal sin funda. Ella siempre lo supo, pero las apariencias eran más fuertes que su corazón y sus dolores, si acaso los tuvo alguna vez. Me pedía muy poco para tener posición tan privilegiada, viajes, ropa de diseñador, gimnasio, Country Club, y que llegara a compartir su cama, tarde y con olor de mujer, nunca le importó. Habíamos instaurado una sociedad duradera. Era mi esposa. Más que un rostro ajado por sus varias décadas, Laura Reaño, por qué así figuraba en su DNI, gozaba de la salud y la belleza que proporcionan los ejercicios y la comida saludable. En tiempos olvidados fuimos muy felices, tanto que adoptó mi apellido y yo su dominio, “Lali de Rey”, y así la conocieron todos. Sea en las noticias de la alta sociedad, o en los cuadros que adornaban n…

La “verdadera” historia del chupacabras de Huarmey