Ir al contenido principal

The Walking Dead Cholo

Cuando abrió los ojos todo había terminado. Había estado muerto durante la noche y sus piernas, automáticas, sólo conocían una dirección. En su mente no existían los recuerdos del ayer y no entendía la razón de su paradero. Desorientado, sucio, y con unas ganas terribles de consumir cualquier elemento líquido, así fuera sangre, se tambaleaba por entre la pista y la vereda, en un zigzagueo desesperado por encontrar una explicación. Las personas lo miraban extrañados y evitaban cruzarse en su camino. Su apariencia era atroz, el rostro desencajado, las manos sucias y un botón arrancado de la camisa. Sin saber cómo dio a parar en aquella calle notó que la conocía, había pasado cientos de veces por allí y concluyó que alguna fuerza extraña lo guió y lo puso a buen recaudo. Revisó sus bolsillos. Su mundo había cambiado desde aquel instante silencioso, se dio cuenta que a pesar de su estado moribundo, sin celular ni billetera, era un sobreviviente.

A pesar de que en su cabeza sólo existían dolor y confusión, al primer sorbo de Coca Cola pequeños retratos se dibujaron en su dañada memoria. Todo fue demasiado rápido, la música, el reencuentro con viejos amigos, la decisión de ir a libar a cualquier disco de la avenida La Marina. Una boleta en su bolsillo le dio la primera pista: Big Bar. Poco a poco recordó el taxi, la entrada a la disco, el licor pagado con la gastada tarjeta de crédito Visa. Una mujer lo había mirado con lascivia invitándolo a bailar. Él se acercó. Su amigo de borrachera, cogiéndolo del hombro le dijo: "Huevón, ten cuidado, es el Big Bar, está lleno de peperas". A Naldo no le importó y a ritmo de Víctor Manuel empezó con su torpe y etílica danza: "Por ella por ella, por ella por ella, por ella por ella... Por ella por ella, por ella por ella, por ellaaaaaa". Stop. Una hora más tarde, Isaac, su amigo y consejero, se movía, ebrio y con las manos en alto, al ritmo de Ricky Martín: "Go go go, alé alé alé, go go go, alé alé alé, arriba va, el mundo está de pie, go go go, alé alé alé". Eran pues, dos hombres en juerga, con dos desconocidas que ya estaban en su mesa y bebiendo de sus cervezas servidas en jarras de veinte soles.

Sin noción de su tiempo y dirección, Isaac y Naldo salieron del Big Bar. Los vigilantes los vieron: "Van allí dos zombies, sin saber a dónde, ni cuándo, ni cómo, ni por qué". Detrás de ellos salieron sus eventuales acompañantes, le entregaron algo de plata a los vigilantes y se fueron sin remordimientos. Momentos antes una pastilla había caído adrede en los vasos de Naldo e Isaac. Una inodora y peligrosa dosis para olvidar y caer en la inconsciencia. Los amigos se separaron sin darse cuenta, sin norte fijo, drogados sin querer, y bolsiqueados en sus propias y borrachas narices feromínicas. Naldo nunca supo cómo apareció en aquella conocida calle, tan cerca de su casa. Fue un zombie durante una madrugada, y milagrosamente, un vivo al amanecer. Una semana después Isaac le contó que tampoco recordaba nada: "Son cosas que pasan en el barrio fino, ya fue". Un año después de estos acontecimientos, Naldo volvió sobre sus huellas. Sentado en el Big Bar con un amigo medio loco reconoció a las culpables de esta historia: "Manya brother, esas son las flacas, las peperas". Pero esa es otra historia, y algún día será contada.

En la vida real el Big Bar cerró sus puertas, y sus peperas, se dice, migraron en manada a las discotecas allende la pista, la cual, los fines de semana, se puebla de cadáveres que caminan, sin un norte fijo, sin saber dónde, ni cómo, ni cuándo, ni por qué. Paz para estas pobres almas en pena que hasta hoy siguen pululando por ayuda y que con el cambio de las modas, caen rendidas con el fondo musical del "Baile del totó", canción fúnebre que retumba en sus cabezas, cuando al revisar sus bolsillos, se dan cuenta del ultraje de sus pertenencias y de su falsa hombría de borrachos seductores.


Una década después Naldo ya no acude a estos templos del exceso, e Isaac, según palabras del más allá, deambula por salsódromos de La Victoria. "Son cosas, pues, que pasan en el barrio fino", cree, será su epitafio al final de sus verdaderos días. "La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, ay Dios". Buenas noches.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Código Penal de 1863: “Los huancas mataron a su cura”

Los folletos son piezas exquisitas para el historiador. Su atractivo se debe a su misteriosa e indescifrable naturaleza. No llegan a ser libros con pretensiones académicas, ni tampoco panfletos con aspiraciones aleccionadoras. Se mecen en esa preciosa ambigüedad de lo puntual y rebuscado, por un lado, y de lo arbitrario y sencillo por el otro. Son como pequeñas piezas literarias. Algunos carecen de identidad y de contexto, mientras que otros nos sitúan en el escenario mejor que una moderna fotografía o que el retrato del pintor más afamado.
Entre los peruanos que escribieron folletos encontramos a Ricardo Tello Devotto. Este personaje fue autor de varios textos dedicados a Huancayo y un férreo difusor de su cultura. Entre sus aportes dejó un hermoso folleto, el cual nos permite acercarnos a la historia del Derecho y de la pena de muerte en el Perú, lo tituló “El crimen del Jirón Ayacucho o dos fusilamientos por homicidio” (1953). Y es la narración de un vertiginoso proceso penal en el …

El proceso laboral electrónico y la preservación de la historia judicial

Cada cierto tiempo algún noticiero pasea sus cámaras por los archivos del Poder Judicial peruano. Las imágenes son elocuentes y lejos de transportarnos a un paraíso como el de “La biblioteca de Babel” de Borges, sentimos que penetramos en un círculo desconocido del infierno de Dante, uno especialmente diseñado para los condenados archiveros. Legajos cosidos a mano a la vieja usanza se acumulan en el suelo y anaqueles que hace lustros ya excedieron su capacidad reciben al estoico visitante. Junto a los diez millones de expedientes, en estas condiciones se custodia el testimonio judicial que resguarda parte de la memoria institucional de este tercer poder del Estado. Las consecuencias de esta situación son nefastas y harto conocidas por los especialistas: corrupción, ralentizacion y la percepción negativa ante la ineficiencia e ineficacia de la administración pública.
Afortunadamente hay un plan para hacerle frente a la acumulación desordenada de toda esta información, su nombre es el EJ…

El Derecho Civil - Marcial Rubio Correa

Para los que vivimos rodeados de expedientes judiciales, sea por trabajo o por investigación, y tenemos que leer los insufribles argumentos e historias de los litigantes a diario, conocer la jerga legal (que algunos confunden con “abogadil”) resulta fundamental. Afortunadamente existe Marcial Rubio Correa, quien a través de sus libros enseña a los que no son abogados, y a los que van camino de serlo, los principios básicos de este importante y a veces incomprendido mundo de las leyes. Uno de ellos es El Derecho Civil, un manual que brinda los saberes previos para la gran lectura: el Código Civil peruano.
Dividido en cuatro partes, y escrito de la forma más pedagógica y sencilla posible, el texto introduce al lector en esta rama del Derecho sin dejar de lado la rigurosidad, acudiendo a ejemplos a fin de que el lector alcance la comprensión del tema. La primera parte realiza un recorrido histórico del Derecho Civil; la segunda proporciona conceptos, en palabras del autor, “típicamente ci…

A Arguedas en su cumpleaños. Breve comentario de Los ríos profundos

Así como hay una visión kantiana de la filosofía de la historia y una visión kafkiana del hombre del siglo XX, existe una “visión arguediana” de la realidad del Perú. El hombre cuyo nombre contiene, además, a los padres de Jesucristo, legó un nuevo adjetivo para la comprensión de un país dividido en dos. La visión arguediana del Perú se haya implícita en toda la producción artística e intelectual de José María Arguedas, el cual nació un día como hoy en Andahuaylas, en enero de 1911. Lo arguediano hace referencia a que el Perú está dividido en un mundo quechua y un mundo occidental, sin embargo, ambos se interrelacionan, generando condiciones socioeconómicas diferenciadas para cada uno de ellos. Hace unos meses me dijeron “lee a Arguedas para que entiendas mejor al Perú”, pues ya está, y tenían razón.
Una de sus principales novelas es “Los ríos profundos”. En esta encontramos plasmada su interpretación antropológica del país. Esta laureada obra se encuentra inserta en la corriente liter…

Una propuesta indecente: ¿Puede el dinero comprarlo todo?

Hace un poco más de veinte años, en el escenario ficticio de una infravalorada pero polémica película, un codicioso abogado firmó un contrato con un atractivo multimillonario. Las cláusulas eran demoniacas a pesar de tratarse de una mera transacción económica. Una de ellas, la más siniestra, debió decir algo parecido a lo siguiente: “El matrimonio integrado por David y Diana Murphy, por mutuo acuerdo, acepta que la cónyuge pase una noche de placer con el señor John Gage a cambio de la suma de un millón de dólares que serán depositados en la cuenta de la pareja al día siguiente de consumado el hecho”.
Días antes, una jovencita Diana, interpretada por una voluptuosa Demi Moore, se topó con un mujeriego y solterón caballero que le ofreció regalarle un vestido que costaba cinco mil dólares. Ella le respondió, quizá adivinando sus intenciones: “El vestido está en venta, yo no”. Gracias a los azares de Hollywood, Diana y su esposo caen en problemas económicos y juntos acuden a uno de los luj…