Ir al contenido principal

House of cards Vs. Designated survivor

Frank Underwood es un brillante hijo de puta, un siniestro político que si nos regimos a la academia, es un genuino psicópata organizacional que busca llegar y mantener el poder a cualquier precio, es también, para los que no lo conocen, el protagonista de House of cards, una serie norteamericana que nos muestra su ascenso meteórico desde el Congreso hasta el sillón presidencial de los Estados Unidos de América. Este es uno de los personajes más perversos que ha visto nacer la televisión. Sus fechorías pueden tener repercusiones mundiales y su figura es el más claro ejemplo de cómo no debería ser un político honesto. Su actuar responde a la aplicación de los principios de Nicolás Maquiavelo. A su lado se encuentra Claire, su ambiciosa esposa, puede decirse que Frank es un producto delineado por ella, y que sus logros en la política se deben en gran parte a su apalancamiento. A pesar de ser ficción, ambos representan la realpolitik, donde prima el pragmatismo más aterrador y escasean los condicionamientos morales. No tienen hijos, son asesinos y son mutuamente infieles. Una pareja de temer más aún cuando comparten la Sala Oval.

Thomas Kirkman es la otra cara de moneda. Designated survivor es una serie que nos presenta a un hombre que llega al poder sin desearlo. Ante un ataque en el que perecen el Presidente, su gabinete (del que formaba parte como Secretario de Vivienda) y el Congreso de los Estados Unidos, “Tom” asume la presidencia por haber sido elegido el “superviviente designado”. Frente al desastre nacional y a la acéfala administracion tiene que enfrentar el reto de ser el hombre más poderoso del mundo, puesto para el que no se siente preparado. Tom tiene una familia constituida en base al amor, su esposa Alex es una mujer que cree incondicionalmente en él y le brinda su apoyo en todos los duros momentos que tiene que afrontar. Su gobierno, si bien accidentado, se rige por la transparencia, las buenas prácticas y por una idílica moralidad que difícilmente veríamos en muchos de los políticos de carne y hueso. Parece que sus creadores quisieron blanquear la imagen de la política estadounidense después del impacto del inefable Frank Underwood y su emocionante castillo de naipes.

Me pregunto si Donald Trump es tan fanático de Frank Underwood como lo fue su antecesor Barack Obama, o si ingenuamente prefiere a Thomas.

¿Y tú, por quién te inclinas?


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Una propuesta indecente: ¿Puede el dinero comprarlo todo?

Hace un poco más de veinte años, en el escenario ficticio de una infravalorada pero polémica película, un codicioso abogado firmó un contrato con un atractivo multimillonario. Las cláusulas eran demoniacas a pesar de tratarse de una mera transacción económica. Una de ellas, la más siniestra, debió decir algo parecido a lo siguiente: “El matrimonio integrado por David y Diana Murphy, por mutuo acuerdo, acepta que la cónyuge pase una noche de placer con el señor John Gage a cambio de la suma de un millón de dólares que serán depositados en la cuenta de la pareja al día siguiente de consumado el hecho”.
Días antes, una jovencita Diana, interpretada por una voluptuosa Demi Moore, se topó con un mujeriego y solterón caballero que le ofreció regalarle un vestido que costaba cinco mil dólares. Ella le respondió, quizá adivinando sus intenciones: “El vestido está en venta, yo no”. Gracias a los azares de Hollywood, Diana y su esposo caen en problemas económicos y juntos acuden a uno de los luj…

La “verdadera” historia del chupacabras de Huarmey

Ciriaco de Urtecho. Litigante por amor – Fernando de Trazegnies

El Archivo Departamental de Cajamarca estaba trancado desde afuera. Su custodio, desconfiado ante el inusual pedido, había cerrado la puerta con llave para que el visitante no se atreviera a escapar con parte de patrimonio documental. Adentro, un hombre leía, frenético, un proceso judicial del siglo XVIII. Como en una novela medieval, había revisado los viejos legajos con luz tenue a la espera de encontrar un tesoro. La iluminación le llegó al hallar un antiguo expediente. Empolvado, se anunciaba en el encabezado: “Autos seguidos por Ciriaco de Urtecho con Juan de Dios Cáceres sobre libertad de una esclava propiedad del segundo y mujer legítima del primero”. Fernando de Trazegnies Granda, encerrado a voluntad en este oscuro recinto, se había topado con un extraño litigio por la propiedad y el amor de una esclava.
El documento era un premio a la constancia de cualquier investigador. La situación resultaba excepcional. Ciriaco de Urtecho era un hombre libre que quería romper la barrera…

La rebelión de Atusparia. Historia, literatura y justicia

Historia: Pedro Pablo Atusparia Ángeles, o simplemente Atusparia, fue el líder de una importante rebelión indigenista que sacudió Huaraz, Yungay, Caraz, y en general todo el Callejón de Huaylas en el año 1885. Culminada la Guerra del Pacífico y entre fuegos enemigos de Iglesias y Cáceres, un grupo de alcaldes liderados por Atusparia presentaron un memorial ante el Prefecto de Huaraz. En el documento manifestaban su descontento por la situación de los indígenas. Las autoridades, lejos de escuchar sus reclamos, apresaron a la delegación. La población protestó por el atropello y ante la presión las autoridades liberaron a Atusparia no sin antes torturarlo y de cortarle las trenzas, antiguo símbolo de prestigio y nobleza. Esta acción fue la detonante para que más de doce mil indígenas se levantaran en armas al punto que tuvieron que venir tropas desde Lima para aplacar la ira de las masas. Mientras Atusparia era atrapado y se entrevistaba con Cáceres, su radical lugarteniente Pedro Cocha…

Rosa Chumbe, cine peruano de gran calidad

Rosa Chumbe es el reflejo insensible de muchas vidas ensombrecidas por la multitud del anonimato. El relato de una mujer policía, pero no de cualquiera, ella es alcohólica y ludópata, una mujer que se mueve entre callejones infestados de malvivientes y pistas rotas. Sus días transcurren en una atmósfera trágica, el barrio feo, un bebé que llora de hambre, la plata bajo el colchón. Todos los días toma un ron de trece soles, curiosa cantidad cabalística que contiene su perdición, se come un chaufa barato después del casino y pide yapa a la tía del ambulante anticucho. No hay razón para su sombrío presente y por momentos pienso en “El proceso” de Kafka o en el insecto de “La metamorfosis” y los inexplicables giros que experimentaron sus desgraciados protagonistas.
Una antihéroe limeña que pasea en buses viejos y destartalados, cuya hija Sheyla roba sus ahorros para abortar de forma clandestina, y que trabaja en las llamaditas de “china”. El show cómico del Gordo Casaretto es lo que la s…