Ir al contenido principal

House of cards Vs. Designated survivor

Frank Underwood es un brillante hijo de puta, un siniestro político que si nos regimos a la academia, es un genuino psicópata organizacional que busca llegar y mantener el poder a cualquier precio, es también, para los que no lo conocen, el protagonista de House of cards, una serie norteamericana que nos muestra su ascenso meteórico desde el Congreso hasta el sillón presidencial de los Estados Unidos de América. Este es uno de los personajes más perversos que ha visto nacer la televisión. Sus fechorías pueden tener repercusiones mundiales y su figura es el más claro ejemplo de cómo no debería ser un político honesto. Su actuar responde a la aplicación de los principios de Nicolás Maquiavelo. A su lado se encuentra Claire, su ambiciosa esposa, puede decirse que Frank es un producto delineado por ella, y que sus logros en la política se deben en gran parte a su apalancamiento. A pesar de ser ficción, ambos representan la realpolitik, donde prima el pragmatismo más aterrador y escasean los condicionamientos morales. No tienen hijos, son asesinos y son mutuamente infieles. Una pareja de temer más aún cuando comparten la Sala Oval.

Thomas Kirkman es la otra cara de moneda. Designated survivor es una serie que nos presenta a un hombre que llega al poder sin desearlo. Ante un ataque en el que perecen el Presidente, su gabinete (del que formaba parte como Secretario de Vivienda) y el Congreso de los Estados Unidos, “Tom” asume la presidencia por haber sido elegido el “superviviente designado”. Frente al desastre nacional y a la acéfala administracion tiene que enfrentar el reto de ser el hombre más poderoso del mundo, puesto para el que no se siente preparado. Tom tiene una familia constituida en base al amor, su esposa Alex es una mujer que cree incondicionalmente en él y le brinda su apoyo en todos los duros momentos que tiene que afrontar. Su gobierno, si bien accidentado, se rige por la transparencia, las buenas prácticas y por una idílica moralidad que difícilmente veríamos en muchos de los políticos de carne y hueso. Parece que sus creadores quisieron blanquear la imagen de la política estadounidense después del impacto del inefable Frank Underwood y su emocionante castillo de naipes.

Me pregunto si Donald Trump es tan fanático de Frank Underwood como lo fue su antecesor Barack Obama, o si ingenuamente prefiere a Thomas.

¿Y tú, por quién te inclinas?


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Historia de la corrupción en el Perú – Alfonso Quiroz

¿Para qué sirve un libro de historia?, ¿para citarlo en estados de la cuestión o interminables bibliografías?, ¿para que sus posibles aportes se pierdan en debates académicos?, ¿para acumular conocimiento o erudición?, ¿para adornar la biblioteca?, ¿para llevarlo a un café y discutirlo con los amigos de Facultad? Aunque parezca inverosímil en esto terminan importantes títulos. Cuando un libro de historia sobrevive a una coyuntura es porque pinta un panorama complejo, encuentra continuidades, brinda casuística, presenta conclusiones, y claro, produce reflexión en sus lectores, ¿todos los libros de historia logran esto?, no, ¿qué pasa cuando uno lo logra?, pues hay que difundirlo sin cansancio. Y esto es lo que se pretende aquí con un libro que debería incluirse en la currícula escolar lo antes posible.
Si alguna vez llego a ejercer la honorable profesión docente y mis alumnos me preguntaran “profesor, ¿qué es la historia del Perú?”, les diría que es la historia de su corrupción. Acto se…

Para ver Django, sangre de mi sangre

Django es una leyenda viva, el apelativo robado de un western que le cayó a pelo a Oswaldo González, el hombre detrás del mito. Un asaltante que robó alrededor de doscientos bancos y que despilfarró millones en fiestas orgiásticas donde corría la coca por kilos, la cerveza por decenas de cajas y bellas mujeres para todos sus secuaces. Cuentan los antiguos, habitantes todos del Callao, que Django cerraba las calles y armaba el vacilón. Orquesta gratis para la gente, diversión salsera para el pueblo, hombres con fusiles en las entradas, droga para la cabeza, un Robin Hood “amaleantado” para la historia. Un antihéroe en todo el sentido de la palabra. Una vida digna no de una sino de dos películas.
De la cárcel Django se escapó dos veces, ¿mínimo no?, si se pasó décadas adentro, conviviendo con lo peor del hampa en El Sexto, El Frontón, La Oroya, Cachiche y Lurigancho, con sus cochinadas, con el olor a marihuana, con sus miserias, con sus pasteleros, con los travestis que se prostituyen …

Adormecer a los felices – Diego Trelles Paz

Hoy me levanté tarde. La frazada estaba fría y mi cuerpo se envolvía en ella en un intento vano de calentarla. Detrás de la ventana aguaitaba un cielo opaco, y la paloma callejera no dejaba de cantar su rutinario despertador vespertino. Es curioso como la gente alude a este canto como algo melodioso y esperanzador. A mí me llega al pincho esa bulla.
Cuando por fin pude despegarme de la cama encontré que se había quemado mi foco. Mucha mala fortuna para una sola mañana. En el velador estaba el celular. Lo prendí y me puse a ojear el Facebook. Nada nuevo. Los mismos post, las mismas noticias, los mismos huevones de siempre. Acudo al Youtube para activar mis sentidos. La aplicación me recomienda Czardas de Vittorio Monti y le doy play.
Con mi toalla al hombro y un calzoncillo en la mano entré al baño a ducharme. Había olvidado que la noche anterior terminé “Adormecer a los felices” del escritor Diego Trelles. Ahí estaba el infame librito, encima del tanque del water. Lo había terminado cag…

La segunda amante del Rey, un homenaje a Alonso Cueto

“Una mariposa revoloteó por un instante a su alrededor y desapareció en el cielo gris”.
Parece que hubiera sido ayer cuando por fin contesté la llamada, era Lali. Su voz se escuchaba como cada vez que ignoraba el celular, fría como un puñal sin funda. Ella siempre lo supo, pero las apariencias eran más fuertes que su corazón y sus dolores, si acaso los tuvo alguna vez. Me pedía muy poco para tener posición tan privilegiada, viajes, ropa de diseñador, gimnasio, Country Club, y que llegara a compartir su cama, tarde y con olor de mujer, nunca le importó. Habíamos instaurado una sociedad duradera. Era mi esposa. Más que un rostro ajado por sus varias décadas, Laura Reaño, por qué así figuraba en su DNI, gozaba de la salud y la belleza que proporcionan los ejercicios y la comida saludable. En tiempos olvidados fuimos muy felices, tanto que adoptó mi apellido y yo su dominio, “Lali de Rey”, y así la conocieron todos. Sea en las noticias de la alta sociedad, o en los cuadros que adornaban n…

La pluma y la ley. Abogados y jueces en la narrativa peruana – Carlos Ramos Núñez

Carlos Ramos Núñez es un laureado intelectual peruano. Es abogado, escritor, pero principalmente uno de los más importantes historiadores del derecho. También es magistrado del Tribunal Constitucional y ostenta el título de ser el autor de la monumental Historia del Derecho Civil Peruano, una de las obras cumbres y de consulta obligatoria para hurgar en la historia del derecho en el país. Tiene varios doctorados “honoris causa” en su haber, decenas de publicaciones, y recientemente ha ganado el Premio Sentencias 2017 “Acceso a la Justicia de Personas Migrantes o Sujetas de Protección Internacional”. Es por tanto, un disciplinado académico, un artista ensombrecido por la balanza de la ley y un bibliófilo empedernido.
Sin duda estamos frente a un lector voraz de cuanto libro cae en sus manos o que adquiere en las ferias de libros viejos. Por su trayectoria profesional y por confesión propia es amante de la literatura y de la historia, disciplinas que practica en forma paralela al derecho…