Ir al contenido principal

House of cards Vs. Designated survivor

Frank Underwood es un brillante hijo de puta, un siniestro político que si nos regimos a la academia, es un genuino psicópata organizacional que busca llegar y mantener el poder a cualquier precio, es también, para los que no lo conocen, el protagonista de House of cards, una serie norteamericana que nos muestra su ascenso meteórico desde el Congreso hasta el sillón presidencial de los Estados Unidos de América. Este es uno de los personajes más perversos que ha visto nacer la televisión. Sus fechorías pueden tener repercusiones mundiales y su figura es el más claro ejemplo de cómo no debería ser un político honesto. Su actuar responde a la aplicación de los principios de Nicolás Maquiavelo. A su lado se encuentra Claire, su ambiciosa esposa, puede decirse que Frank es un producto delineado por ella, y que sus logros en la política se deben en gran parte a su apalancamiento. A pesar de ser ficción, ambos representan la realpolitik, donde prima el pragmatismo más aterrador y escasean los condicionamientos morales. No tienen hijos, son asesinos y son mutuamente infieles. Una pareja de temer más aún cuando comparten la Sala Oval.

Thomas Kirkman es la otra cara de moneda. Designated survivor es una serie que nos presenta a un hombre que llega al poder sin desearlo. Ante un ataque en el que perecen el Presidente, su gabinete (del que formaba parte como Secretario de Vivienda) y el Congreso de los Estados Unidos, “Tom” asume la presidencia por haber sido elegido el “superviviente designado”. Frente al desastre nacional y a la acéfala administracion tiene que enfrentar el reto de ser el hombre más poderoso del mundo, puesto para el que no se siente preparado. Tom tiene una familia constituida en base al amor, su esposa Alex es una mujer que cree incondicionalmente en él y le brinda su apoyo en todos los duros momentos que tiene que afrontar. Su gobierno, si bien accidentado, se rige por la transparencia, las buenas prácticas y por una idílica moralidad que difícilmente veríamos en muchos de los políticos de carne y hueso. Parece que sus creadores quisieron blanquear la imagen de la política estadounidense después del impacto del inefable Frank Underwood y su emocionante castillo de naipes.

Me pregunto si Donald Trump es tan fanático de Frank Underwood como lo fue su antecesor Barack Obama, o si ingenuamente prefiere a Thomas.

¿Y tú, por quién te inclinas?


Comentarios

Entradas más populares de este blog

La cueva penal de Victor Hugo. Justicia y tortura en “El hombre que ríe”

El hombre que ríe, novela incomprendida y de forma inexplicable, poco conocida de Victor Hugo, es mucho más que literatura. Definirla ha sido un reto para los académicos ilustrados en ponerle nombre a las cosas, incluso el propio autor admitió que se excedió al escribir tremenda novela barroca, poema épico, tratado moral, libro de historia, sátira del mundo entero. Una obra maestra odiada y amada por su grandiosidad, por haber nacido con pretensiones de epopeya, y plagada de máximas inolvidables en cada línea, de fábulas enteras en cada párrafo, de cuentos completos en cada hoja, de mundos totales entre sus eruditos prefacios e inesperados epílogos. Es la primera vez que comento un libro, o parte de él, sin haberlo terminado. Admito con vergüenza este infeliz arrebato. Sucede así cuando el ímpetu es más poderoso que la mesura, por lo que pido perdón adelantado. No merezco por esto el patíbulo, ni el garrote que mató a Atahualpa, ni la piqueta donde pusieron a Defoe, ni la guillotina q…

Elliot Túpac y la estética chicha

De fondos negros y tonos estridentes, como apelando a una explosión colorida aparecen las letras por la mitad pintadas de verde, las otras de amarillo. No son los colores rasta pero también incluye el rojo en sus bordes y un fucsia que dañaría la vista a los aristocráticos ojos de reflejarse en el sol del mediodía. Estamos señores frente a un cartel de aquellos que abundan en los conos de nuestra capital, aquellos que alegremente y con una eficaz estrategia comunicativa nos anuncian un concierto de un grupo musical que nació producto de la fusión de ritmos andinos con costeños, en una ciudad convulsionada por las migraciones que crece desordenadamente y sin control hacia sus cuatro puntos cardinales y cuyo principal medio de transporte es la combi. Sus frases impresas denotan un nuevo Perú a través de un sonido que emerge del llanto del migrante en búsqueda de un futuro promisorio que dejó atrás los recuerdos de su pueblo natal. Su autor, otro hijo del pueblo de nombre Elliot Urcuhuar…

Una propuesta indecente: ¿Puede el dinero comprarlo todo?

Hace un poco más de veinte años, en el escenario ficticio de una infravalorada pero polémica película, un codicioso abogado firmó un contrato con un atractivo multimillonario. Las cláusulas eran demoniacas a pesar de tratarse de una mera transacción económica. Una de ellas, la más siniestra, debió decir algo parecido a lo siguiente: “El matrimonio integrado por David y Diana Murphy, por mutuo acuerdo, acepta que la cónyuge pase una noche de placer con el señor John Gage a cambio de la suma de un millón de dólares que serán depositados en la cuenta de la pareja al día siguiente de consumado el hecho”.
Días antes, una jovencita Diana, interpretada por una voluptuosa Demi Moore, se topó con un mujeriego y solterón caballero que le ofreció regalarle un vestido que costaba cinco mil dólares. Ella le respondió, quizá adivinando sus intenciones: “El vestido está en venta, yo no”. Gracias a los azares de Hollywood, Diana y su esposo caen en problemas económicos y juntos acuden a uno de los luj…

La segunda amante del Rey, un homenaje a Alonso Cueto

“Una mariposa revoloteó por un instante a su alrededor y desapareció en el cielo gris”.
Parece que hubiera sido ayer cuando por fin contesté la llamada, era Lali. Su voz se escuchaba como cada vez que ignoraba el celular, fría como un puñal sin funda. Ella siempre lo supo, pero las apariencias eran más fuertes que su corazón y sus dolores, si acaso los tuvo alguna vez. Me pedía muy poco para tener posición tan privilegiada, viajes, ropa de diseñador, gimnasio, Country Club, y que llegara a compartir su cama, tarde y con olor de mujer, nunca le importó. Habíamos instaurado una sociedad duradera. Era mi esposa. Más que un rostro ajado por sus varias décadas, Laura Reaño, por qué así figuraba en su DNI, gozaba de la salud y la belleza que proporcionan los ejercicios y la comida saludable. En tiempos olvidados fuimos muy felices, tanto que adoptó mi apellido y yo su dominio, “Lali de Rey”, y así la conocieron todos. Sea en las noticias de la alta sociedad, o en los cuadros que adornaban n…

La “verdadera” historia del chupacabras de Huarmey